CÓDIGO DE HABER VIVIDO (III)

JORGE BOTELLA
 

1

Me contaron una vez "de un niño que su petición a los Reyes Magos, año tras año, era:
Que los malos se vuelvan buenos y los buenos sean honrados".

 
Vestir el antifaz que encubre el alma
para la cómplice ilusión de la honra cegar con la intriga
                                                                                la acechanza
                                                                                el lazo
que aprieta el ajeno derecho hasta estrujar la dicha
                                                                           la esperanza
                                                                           la vida
regalada a cada germen que luce el reflejo del sol.

Disfraces heredados
                  prestados
                  robados del baúl del poder de las mil caras que permite ser quien asienta su trono
                                                                                                                          quien trafica los dineros
                                                                                                                          quien dibuja los engaños
                                                                                                                          quien asola los lares
                                                                                                                          quien dispendia la dote
                                                                                                                          quien se enmascara de pobre.
 
 

2

Que tu conciencia no te arguya de trampa ni delito.
Que tengas fe en tu proyecto.
Que trabajes sin descanso en llevarlo a buen fin.


Límpido el lienzo
para atrapar la imagen
inspirada del fin que interpreta afanes de crear
                                                                        soñar
                                                                        emprender
sorteando brumas de desdén
                                de incomprensión fraguada en el celo
esquivo de reconocerte valor.

Sigue la estrella
           el lucero que alumbra tu mente
           el destino que transita enardeciendo tus vasos
cuando solo quedas
trajinando gozar los puertos de la verdad
                                                 del deber
                                                 del desenlace perfecto
que justifica la razón del esfuerzo de vivir.
 
 

3

Hay quien dice que las manifestaciones son una demostración de populismo,
y quien a los desfiles los considera un ejercicio de masoquismo.


Confluir a la llamada
                     pregón
                     orden
con las armaduras del oficio
                                 de la labor
                                 del grado
como si avanzar fraguando masa supusiera vender voluntades
                                                                            rendir el alma a la corriente.

Escenarios teatrales
que enmascaran la animosidad
de unas manos trajinando los hilos del destino
enmendando el verso
                        la voz
                        el clamor
                        el grito de reivindicación sorda
que vaga esculpiendo serpentinas de impugnación en el frío alba.
 
 

4

Las palabras admiten la mentira,
pero la conciencia no puede engañarse.


Espalda de la verdad
vertida
viajera
que posa y besa el oído atento
                                          curioso
                                          fisgón
que se deleita en la quiebra del juego ganado con trampa
                         en la mueca contraída.

Espejo del aire
azogue eterno custodio
reflejo indeleble de la idea
que la razón vertió a la historia de los pensamientos consumados
como testimonio de ser
                             de intuir
                             de crear
memoria viva del acervo inmaterial.
 
 

5

Quien la justicia ama y detesta la iniquidad
mal huésped es del poder.


Lujuria de dominar
al pensador como escabel de los pies
del poder.

Rincón para la ética
                      la equidad
                      la justicia
                      el decoro en el obrar
hiriendo de muerte la naturaleza de ley.

Sueños de grandeza
inducidos
por la lisonja del delfín.

Criba de ideas
                pensamiento
                ingenio
parapetar el ideal único
de saborear la doctrina visceral.
 
 

6

Además del amor a la familia cabe el amor al amigo,
los demás son compañeros de juerga o interés.


Amor
amistad
raíz común de la troncal humana alma
que reverencia lo foráneo como propio
que presta a la ajena perfección la personal savia
que sueños hermanos anhela fiando conductas desinteresadas
                                                                                  afables
                                                                                  solidarias.

Efímeros abrazos para entretener la soledad del cuerpo
                                        disipar la desgana
                                        encender la pasión del juego
                                        amenizar la velada
obsequiados a los alfiles de la tremenda
vida donde se conviene y reparte el repóker del poder
                                                                            de la plata
                                                                            de la sensualidad.
 
 

7

La virtud es un hábito operativo de la voluntad;
el valor, una preferencia intelectual del entendimiento.


Rodar en el obrar
deslizándose por el lubricado riel
que la voluntad pule con el asperón del empeño
                                                             la constancia
                                   con la doma de la tenacidad
hasta someter el pasivo dominio de la pereza
                                                               la desidia
                                                               la resistencia al esfuerzo de vivir.

Contemplar
el latir del corazón comprometido en alzar
pilares que sustenten el espacio de encuentro
                                                              armonía
que el entendimiento reclama
para erigir paz
en una conciencia en duelo
entre la prudencia y la utopía
 
 

8

También la propiedad privada se debe al esencial fin social:
el bien común.


Nada es un todo
sin las partes que lo constituyen
                                   integran
                                   generan
pues si un elemento lo agotara por absoluto lo sería
sin requerir para crecer de relación posible
                                               vínculo necesario
                                               afinidad precisa.

Lo común predica lo plural
y se engalana del bien que imparte a los acogidos socios
a sus alas protectoras
repartiendo las suertes
que el laberinto de conexiones a quien persevera
prodiga
y a quien escoge la salida
excluye.
 
 

9

La traición de los elegidos a la voluntad de los electores
genera el cuestionamiento de la democracia.


Guante blanco para regalar compromisos
                                   recoger votos
                                   representar
a quienes desnudos sin escudo eficaz de defensa
                                    sin voz para hacerse oír
ultraje sufrir pueden
como ceros a la izquierda
de una encorsetada voluntad teñida de amarillo.

Camaleónico sistema
en el que la palabra vale lo que dura el viento
                                                               el aliento
                                                               la nieve de primavera
en el que el abrazo asfixia la esperanza
y el devenir se marcha
                    se engancha
tras el mejor postor.
 
 

10

Con la política de los que afirman "que lo que funciona no hay que tocarlo"
seguiríamos en la actualidad con el carbón y la máquina de vapor.


Repetirse a sí mismo
como si de nuevo nada deparara
el transcurrir del tiempo que eleva el sol cada mañana
                                                 empuja la lluvia desde el cielo
                                                 luce el auge de la hierva
                                                 invita el tránsito a la muerte
mientras se digiere el sustento de la mente
para seguir creyendo poder crear.

Consagrar
nada merece más que lo eterno
que a lo caduco hostiga el derecho a ser de lo nuevo
que la imaginación concibe
                                  intuye
cuando se sabe eslabón de la cadena que libera
                                                                          salva
de la atonía de propia complacencia.
 
 

11

Las riquezas consumen la espiritualidad del alma
y sólo se subsiste en la avaricia corporal.


Repélese lo opuesto
que ingrato es siquiera palpar la corteza que esconde grima
                                         oler los peores presagios
                                         mirar lo que escuece los ojos
                                         gustar la invitación del contrario
como el agua pierde su indumentaria con el calor que la condensa
                                                                 con el frío que la congela
                                                                 en la esponja que la absorbe.

Luces que distinguen las cosas
           que distraen de encontrarse a sí
tesoro que la naturaleza dota en prenda
            que la mano ha de reunir
                                         amontonar
                                         proteger
tesón de ser
          de tener.
 
 

12

Si una persona no se obedece a sí mismo,
¿por qué habría de obedecer a los demás?.


Percibir
aprender
conocer alcanza su fin al dictar el entendimiento a la voluntad lo que ha de obrar
                                                                                                                                amar
                                                                                                                                odiar
para agotar la lógica del ser
sensato
que consiente su misma realidad.

Reconocer al otro
seduce como la refleja imagen capaz de sentir el propio sentir
                                                                       experimentar la propia experiencia
                                                                       presagiar el propio presagio
                                                                       enjuiciar el propio juicio
relevante y trascendente
siempre más
en el patrón que en la réplica.
 
 

13

No existe mayor placer humano que el saber.


Aprehender en las formas lo profundo de la esquiva realidad
                                              las infinitas ocultas partes que disimula
                                              el fin que lentamente alcanza
creadas para que alguien
ante ellas detuviera su paso
fijando en la retina de su mente la intrigante cuestión del qué
                                                                                           por qué
                                                                                           para qué.

El correcto resolver del crucigrama
que gasta la noche en vela
agota una y cien vidas que se poseyeran
tras la caza de la mínima noción
                     de la recóndita expresión
                     del enigma escondido en la apariencia de las cosas
hasta la vez que tras mil remirar la mente desvela en la retina
el encubierto saber.
 
 

14

Todo alrededor de una persona fluye,
menos la noción de sí.


Percibir el cambio
              el transcurrir de los tiempos
              aprender
              extenderse los lazos de sangre
              los contrasentidos que doblegan la vida
              el pálpito del progreso
              la sensación de los viajes
suponen la corriente que mantiene al alma en vela.

Invariable retina a reflejar el todo
oírse
excitarse con precisa pasión
el monótono tacto del propio cuerpo
fijo gustar
reiterados sueños
monólogo del que siente
                  del que es.
 
 

15

Cultura de la muerte es adorar lo que acaba.
Cultura de la vida es adorar lo que perdura.


Ignorar lo caduco
no confiere rango de eterno
ni que lograr pudiere por sí extender
                                               dilatar
                                               prolongar
la existencia por el destino prescrita
para cada cosa
por más que la pasión mantenerla quisiera.

Lo desnudo
que renuncia incluso a la forma
                                           materia
                                           apariencia
lo que sin cuerpo delata la incisiva alma
ni se desluce
ni se gasta
mientras resista el amor.
 
 

16

Los beneficiados de la partitocracia
a la democracia la tildan de populismo.


Alquimia de la parte para dominar el todo
                                                            el todo del todo
por la magia que emboba
                              aturde
                              ofusca
                              aturulla
a los pies de un líder
la desidia de un pueblo desalmado.

Resurgir de la voz
                del clamor
para rescatar la dignidad traicionada
para enmendar la entrega del propio destino
al señuelo
que enaltece el patrioterismo
                       el falaz poderío
corrompiendo el legítimo dominio del pan y la sal.
 
 

17

Para algunos la economía no es una ciencia,
sino una droga.


Cáncer
sin mesura ofuscado crecer
obviando la pertinente relación de las masas
                                                      de las substancias que se sustentan mutuamente
coexistiendo
sin hartura de forma
                   de derecho
                   de anhelo de ser.

La regla que todo lo mide
ofrece perezosas cifras que reiteran la humilde unidad hasta el infinito
si tiempo hubiera para contar sin despertar vergüenza
                                                                           rubor
en la mente finita
por aspirar a alardes de valor
que en suma evidencian
su exigua condición.
 
 

18

La democracia no puede negarse a sí misma
reconociendo derechos que vulneran la igualdad de oportunidades.


Contradecirse
es negar verdad proclamada
                             editada
                             defendida
por los actos
       las conductas
       los juegos
que definen el itinerario del propicio interés.

Profanar la igualdad para ser
condena cualquier otro pretendido derecho de dominio
                                                                                 autoridad
que otorgarse pueda
                         aspire
                         anhele la sociedad
si befa a cualquier ciudadano
en por igual medrar.
 
 

19

Porque el espíritu no envejece,
tanto dirige el padre al hijo con la experiencia,
como el hijo al padre con la audacia.


Espíritu
dinámica del vivir
desposorio de experiencia y comunicación para engendrar
                                                                                    legar
del saber el ámbito adecuado
                 el entorno propicio
                 el medio eficiente
 en que la causa alumbra el efecto.

Irradia el núcleo activo
                            dinámico
                            ágil
a expensas de agotar su modo de ser
siendo artífice
            ejemplo
            mensajero
del dardo a la diana traspasando.
 
 

20

Para ser transparente se ha de ser espiritual,
ya que de por sí la materia es opaca.


Poesía
del envés
de la cara oculta
del intangible objeto de la mente ansiado
que se adivina
             intuye
             presiente
hirviendo de envidia.

Atalaya de cristal
resplandor de guijarros en el curso de la corriente
                    de palabras lúcidas en el hilo del discurso
                    de genuina transparencia en la niñez
                    de lealtad desconocida en la opacidad del comercio
al ojo que todo lo ve
          que hiende los tuétanos
          que discierne por la comisura del párpado.
 
 

21

Los partidos políticos que enmascaran la corrupción
son parte del problema y nunca de la solución.


Oficiar el oculto poder de seducir las masas
a la inquebrantable fe
que ofusca la finura del alma para razonar
                                                           exigir justicia
                                                           comprometerse
con la puntada de voz
que azuza en la conciencia el legítimo proceder
ciudadano.

Trileros de la trampa
              de la jerga promiscua de calibrar y retener para sí lo tierno
                                                                                                         exquisito
                                                                                                         jugoso
con que premia el poder
a quien la llave entrega de la despensa
                                         del bazar
                                         de las finanzas.
 
 

22

La calidad de la ética social
es la que rebosa de la propia conciencia.


Saberse amado
compromete
a reverberar
el plácido mimo de la mano amiga
allá en donde requiera un cuerpo individual
                                        un colectivo social
                                        cualquiera
necesidad que pueda ser resuelta.

Sin amor haber sentido
                            vivido
                            aprendido
qué la conciencia sabe de los apretones del alma para dar la sangre
                                                                                                       la fortuna
                                                                                                       el arrojo
                                                                                                       la ventura
incluso por la causa perdida.
 
 

23

Los poderosos juegan con el destino de millones de personas
como si de muñecos se tratara;
como no son niños,
no se les puede disculpar.


Rol de frívolo juego
ojos ofuscados
lengua de desprecios
corazón marchito para albergar sentimiento
                                                       compasión
                                                       interés por lo ajeno
percibido tan distante como galaxia celestial de nombre impreciso
cuya lejanía dirime factible implicación.

Peones ignorados de la realidad sostenida con sus manos
                                                                                   sus ahíncos
                                                                                   sus desvelos
                                                                                   sus bríos
que envuelve en confort
la existencia de los bendecidos del dominio
cuyas conciencias dormitan entre el placer del reposo y la pesadilla de ser sorprendidos por
la tormenta del irrazonable morir.
 
 

24

Si la injusticia no engendrara la violencia,
la violencia no generaría la injusticia.


Anillo
cuyo inicio y término se confunden en la razón de ser
                                                                                para obrar
                                                                                de elegante justificación
con un proceder sin rango de sentido
cuyo itinerario conlleva topar con los errores
sufridos en el giro anterior
cuando habían helado el corazón.

Valladar imposible
entre la injusticia que a escondidas envalentona la violenta
y
la violencia que con descaro alumbra la injusticia
cuando ninguna de ellas se purifica
                                           se redime
                                           busca su propio amparo en la ruta propicia
de la pertinaz regeneración.
 
 

25

Lo inteligente en la vida es la humildad.


Humildad
verso proscrito de la jerga postmoderna
que encumbra saber
                          poder
                          crecer
como tentáculos determinantes de un práctico y etéreo ingenio
arraigado
en su propicia condición triunfal.

Penetrar los intríngulis de la mente
y su colección de objetos vanos
                                             vacíos
                                             vagos
atizan depurar en salvaguarda de la razón
el limitado espectáculo que pueda ofrecer la más preciada inteligencia
cuando por sí sola
es tan nimia como la partícula ignorada.
 
 

26

Tan necesarios son los dotados de sensibilidad
para evidenciar el dolor de la sociedad,
como los dotados de inteligencia
para resolver las causas de ese dolor.


Fricciones sociales
terminan por afilar perfidias
                                traiciones
                                embustes
                                perversiones
                                desamores
heridas profundas que el decoro oculta
como cubre del rostro las marcas que el tránsito del tiempo labra.

El dolor más lastima cuanto más recóndito se escabulle
y sólo el auxilio oportuno libra de sucumbir al más indestructible de los hombres
haciendo resonar timbales
cuyos ecos avisan del vacío que envuelve la existencia
                                                 que requiere la sensibilidad de quien aflore las dolencias
                                                 que demanda el saber de los maestros
                                                 que compromete a un pueblo
para desenredar la maraña que prodiga el dolor.
 
 

27

La injusticia se neutraliza con justicia,
nunca con la injusticia de tinte contrario.


Rigores contrarios asolan a la par
al clamor por el reseco implorando la lluvia
la desenfrenada crecida que desborda los cauces hiere con la misma crueldad
fuego y hielo igual matan en una misma muerte de distinto sentir
ni distingue el crimen el arma
                                      el color de la mano
                                      la controvertida pasión
                                      la moneda que paga al sicario que resuelve la ejecución.

Justicia procurar
              impartir
              demandar
              exigir
para restaurar el derecho conculcado desconoce contrapesos
                                                                                      atajos endiablados
                                                                                      artilugios jurídicos de clase o color
estima ciencia, razón, equidad y recusa la presión.
 
 

28

Se ama el dinero porque da poder,
y se ama el poder porque da dinero.


Magnetismo
omnipresente influjo del infinito universo a la concisa materia
que mima
       juega
       alardea inherente en sibilinos efectos que lucen
                                                                                guían
                                                                                miden
                                                                                monotorizan la existencia.

Atraen dinero y poder
como imán
la entraña pasional del ser humano
disputándose la prioridad del influjo
pues dinero logra acomodo en el poder
que obsequia recursos para fortalecer fortuna
que enraíce árbol de múltiples ramas
a cuya sombra inducidos medrar.
 
 

29

La democracia, que hace a todos reyes y a nadie súbdito,
es incompatible con la monarquía, que hace a todos súbditos y a uno rey.


Tradiciones
adeenes anclados en valores que fueron
                                                    que se fueron con la evolución de la conciencia
de ser del género humano
cuando recapacitó del temor
                                 de la debilidad personal
a concebir el poder de la suma de las voluntades
                   el poder de la suma de libertades.

Soberano hace toda alma al ser que alienta
y a nadie debe sino el compromiso que con su igual
libre contrae
         asume
         concierta
         estima
codo con codo
en el infinito respeto.
 
 

30

El valor moral del dinero
no es el de las satisfacciones superfluas que pueda reportar,
sino el del bien que logre comunicar.


Talismán del bien
en manos guiadas por la entraña compasiva
se agota infructuoso
guiado por un corazón indulgente consigo mismo
multiplica su eficacia
en el itinerario épico de la ética
nada es
en eterna espera en recaudo oculto.

Adorado por su valor de cambio
capaz de retribuir con el sueño imposible para quien lo desea
                               con señuelos etéreos de divinas venturas
                               con envidias eternas entre hermanos
hace esclavo al señor del temor de perderlo
e impasible al bohemio sobrado de libertad
con sus caras y cruces
al dinero poco le dice servir a su dueño.
 
 

31

El egoísta a la muerte siente lo que pierde,
el generoso piensa en lo que gana.


Materialización de la mente
objeto que cautiva al sujeto
                    atrapa su destino
                    mediatiza su libertad tanto como es querido
                                                         tanto como se hace preciso
                                                                                            esencial
para consumir las horas
como alimento inmortal.

Saberse desnudo como al nacer
                                           al comenzar la representación
dejando resbalar por la piel las sensaciones
                                               las lisonjas de los atuendos necesarios de vestir
para jugar en el escenario de la vida sin complejos
                                                                      componendas
                                                                      subterfugios
cuando el premio y  el destino es sólo ser.
 
 

32

El precepto de "no matarás"
exige el compromiso de "no mataré".


Asumir
despertar la conciencia a su responsable realidad
purificando los desdenes de la generalización donde se escabulle el yo
                                                                                                                   lo recóndito
                                                                                                                   el alma
cuando el verbo aprendido queda en los anaqueles de la mente
perdido
cuan volumen anónimo en el inaccesible rincón de una marchita biblioteca.

Comprometerse
crea del precepto divisa personal
                                centinela
                                augurio de honor
de la forma y manera de ser acogida
                                                 entendida
                                                 admitida
arquitectura de la propia personalidad.
 
 

33

No es pequeña resurrección que el futuro del alma
conozca en presente el pasado de la existencia universal.


Anhelar entender los confines del espacio
                                                    del tiempo
donde presa de la materia ha yacido
                                                    sobrevivido
ignorante de cuánto de misterio escondía la realidad que la cubría
                                                                                                       envolvía
espera el alma de la vida
más allá de la vida.

Donde nada es preciso tener
más necesario se hace el saber que desemborrone de la mente habitada las causas
                                                                                                                                los efectos
imposibles de comprender conjugando los límites de una lengua habilitada
para elucubrar sensaciones
                          abstracciones
                          conceptualizaciones
emanadas de la aprehensión de unos sentidos con sino de precariedad.
 

F I N