Inútil gritar

JORGE BOTELLA

I

Inútil gritar,
malgastar los resortes de la voz
precisos para declamar en sosegadas melodías nanas que embriaguen la paz infantil,
              para acunar con cuentos inverosímiles el sosiego que calme la soledad
                                                                                                               la oscuridad
                                                                                                               el silencio mortal del abandono
que roba los pálpitos de vida, el futuro incomprendido, el pasado generoso
protegido por el seno de la madre,
                                           madre enganchada entre el amor
                                                                           y temer amando diluirse en la cosa amada.

La voz que reivindicó la libertad debe callar para no despertar,
                                                     y al callar se hace toda pensamiento
de la sombra que ha de velar
                     que ha de acompañar emparejando los destinos
                     que mitigan la disponibilidad;
ya la voz no domina los compases de un entorno que antes urgía
de igual a igual a comprender
                         a componer
                         a conocer
                         a colegir
                         a ceder;
nuevos delicados mimbres entre las manos en las caricias aprecian el mensaje sonoro que las acompaña
mamando sentimientos
para el aliento preciso del alma ansiosa de ser
                                                   ansiosa de querer
                                                   ansiosa de entender
la personal respuesta a la vida.

Ahora sólo espacio queda para el lamento del niño,
intensos como la necesidad que reclama mide
                                             con medida de varas
                                             con medida de pies
                                             con medida de vatios del trabajo que empeña
en hacer presente su demanda
                              su derecho
                              su ruego
a quien compañía o compasión prestar le quiera.

Cuando el llanto es discurso de súplica o ruego
                                              de hacer notar necesidad
                                              de lograr la mirada deseada
no lo calma la mayor pasión
que imponer intenta la garganta experimentada en ordenar
                                                                            en dirigir
                                                                            en dar
por hecho sumisión de lo menor a lo mayor
                                de lo débil a lo recio
                                        de lo nuevo a lo que ha con creces mudado sucesivas capas de experiencia.

La lógica de las páginas dictadas desde la razón evanece
ante la ley de supervivencia
que clama tan intensa como la repentina tormenta que atruena
la ciudad de norte a sur
quebrando los sueños,
truncando silencios y fantasías de amor,
alborotando el duermevela de los canes al pie de sus amos,
haciendo a quien agota la edad temer el último relámpago que alumbre su vida.
 
 

II

Inútil gritar,
para abatir el alboroto de gritos
                                         carreras
                                         jaleos incontrolados de euforia
en risas sin sentido con que la complicidad intuitiva de los niños
agota el imaginario
irreal de lo real.

Neutralizado el recuerdo con que el ímpetu infantil interpretaba el desorden
por la pasión a sorprenderse con cada nueva experiencia
resuena en vano el propósito de ahogar un clímax de idilio
con reproches que no pueden ser oídos
                                                       atendidos
                                                       obedecidos
porque el alma se halla un estadio más allá del sentido
que percibe el dictado de la paternal voz
cuando el albor de la propia voluntad enciende el deseo irrefrenable de mostrar
los perfiles de la incipiente personalidad.

La fuerza que la garganta irrita al reprimir
no domina el rito en la alimentación que el menor
supedita a significarse exquisito apetente del antojo de sabores
                                                                                   de colores
                                                                                   de compacidades
por el rango de con quien
porfiar puede.

Timbre y tono ajustado
muestra encuentra
en la expresión espontánea desde abajo proferida
para ganar el favor del mayor
                               del grande
                               del que a que sí todo lo puede
que remedie el percance del juguete descompuesto,
       levante lo vedado en el castigo,
       alivie el tedio en la espera del compañero,
       suscite un nuevo juego.

De quien la razón le va entrando por cuartos
es de esperar
una incomprensión de horas
                               de la mitad de los preceptos
                               del trajín que ayer se daba por aprendido
                               de obedecer con hábito las escasas obligaciones
que se comienzan a sufrir
con la rutina con que se despereza el sol para la fruta madurar cada mañana
con la rutina con que cada edificio vecino ocupa el mismo lugar parejo que ayer
                                                                                                                       la semana anterior
                                                                                                                       el mes precedente
                                                                                                                       el año en que fue conocido,
con la rutina que por ósmosis va informando
la dubitativa conciencia del ser objeto en el mundo
                                      del referente lugar que se ocupa
                                      del embrujado cansancio que se adueña del cuerpo
y lo enajena por horas de todo entendimiento
                                     de todo deseo
para soñar
si al despertar seguirá siendo dueño de lo suyo.
 
 

III

Inútil gritar,
en la prisa de colmar los estantes mentales del párvulo
de abstractos enunciados significantes de una realidad que se resiste
a dejarse palpar
                ver
                oler
                observar sino en viñetas
sin la gracia animada de los ilusionantes dibujos que han acompañado
las piruetas de la percepción,
palabras que ahora truecan imaginación por sumisión
al preciado parecer de un aparecido profesor
instruido para reglar caprichos y regular antojos
con la monotonía con que un reloj avanza sus agujas en una esfera sin fin.

Imprescindible ajustar al paso adulto al del menor,
reprimir la ansiedad de enseñar
al remilgo de aprender de quien la necesidad no ha espabilado su personal afán
de correr tras la sabiduría
que desvela los misterios de la naturaleza
                    los secretos de los juegos
                    los entresijos de las relaciones
                    los caprichos del género
                    los enigmas del antojo de un cuerpo que enferma y sana
a la orden de jarabes y ungüentos.

Hasta que la noche no despierta la inquietud por descifrar el entretejedura al convencional sistema
que encarecen los mayores
persiste el ñoño deleite de una niñez
creciendo temerosa al vacío esfumante de las referencias
existenciales
                   del mimo
                   del yo;
sobran los redobles de la voz para contrariar las vivencias
que amasan el sentir que ha atesorado sonrisas
                                                               aplausos
                                                               regalos
                                                               sorpresas que sorprendentemente
se predica han de quedar varadas,
presas en tierra,
para adentrarse en la aventura de crecer sin pausa tras plásticas ideas
que precipitan un viaje tan lejano como el sucesivo horizonte del mismo mar.
 
 

IV

Inútil gritar,
para cascar la pubertad íntima y silenciosa
que envida desafíos y órdagos
tras la careta
ornamental del rubor
que distrae las ajenas miradas de los curiosos ojos
mientras el alma se enreda en encajar las perturbaciones
                                                                   inferencias
                                                                   provocaciones
de unas gónadas vomitando hormonas para hacerse sentir.

Adolescencia encendida que por fatuas ignora
las atrevidas voces de expiradas experiencias
remarcadas en los encarnados números de arrugados calendarios pretéritos,
pues el mundo existe porque manará un mañana novedoso
                                                                               sorprendente
                                                                               intrigante
                                                                               excitante
                                                                               exigente de ser cantado a viva voz
con melodías rompedoras que vencerán las batallas que les libran
las críticas que arrojan la edad de la ilusión
al rincón donde aflorar
entre amigos
el amor.

Reprimir que provoca probar el fruto prohibido
                                   traspasar las líneas rojas
                                   soñar lo inaudito
porque han retumbado excesivas las monsergas y escasas
las aventuras con derecho a vivir
cuando ha volado la inocencia que los mayores aún predican
como medias verdades
   con medias mentiras
por vergüenza de mostrar el oculto lado de la luna que adoran a escondidas de los hijos
                                                                                                                          de los nietos
                                                                                                                          de ellos mismos
cuando en la cotidiana realidad observan
la honrada responsabilidad del ejemplo que han de dar
cada hora del día y la noche
en que los jóvenes velan valorando a escondidas
el respeto que se ganan
los viejos.

Recoger velas
cuando la tormenta del temperamento arrecia
evita dejar náufragos por la borda
primerizos en las lides con la mar
que abraza
que abraza
y ahoga.
 
 

V

Inútil gritar,
pregonar la mayoría de edad
alcanzada en el recóndito segundo que comienza el día que regala
los tan anhelados derechos de independencia
                                             de mirar de igual a igual
                                             de discernir el consejo alentador
                                             de correr libre las rutas de la vida
                                             de acompañarse de la sombra elegida
sin que nadie decir pueda
más ascendencia adjudicarse
que la consentida.

Las nuevas alas con que volar
emborrachan de la nueva perspectiva
que lo plano adquiere cuando desperezan los esperados anhelos de crear
                                                                                                              cambiar
                                                                                                              mudar el rol de los juegos
en que se entretienen los mayores
dueños del compás con que dirigen la orquesta que adormece en la melancolía a la sociedad;
sintéticos redobles de platillos y tambores
marcan el nuevo ritmo
que la juventud precisa dar a la vida
construyendo escenarios en los que trabajar nuevas tecnologías
que condensen los gritos revolucionarios que antaño sus abuelos
desgañitaban en las plazas
marchando en andanadas de codos enlazados
                                          de frentes emergentes
                                          de acelerados corazones
                                          de los mismos sueños audaces que siempre visionaron plantar
en las huertas de las largas avenidas
donde lucieran primaveras de color.

Nunca faltan
sonrisas paternalistas
para aderezar los puzzles sugerentes con promesas incumplidas
según caen de bocas autorizadas
                                   condescendientes con la audacia
                                                                        el arrojo
                                                                        la osadía tolerada en tono menor
que no incomode las enquistadas conciencias
políticamente correctas en consagrar la utopía
como ironía de la vida
a neutralizar su efecto inhibiéndose del rechistar en alta voz.
 
 

VI

Inútil gritar,
reiterar la vana retórica
de refrescantes colirios
saturando desde la atalaya del púlpito plebeyo
la paciencia del cliente auditorio,
                                                     el político
                                                     el predicador
                                                     el sindicalista
                                                     el iluminado
requieren compañía que atienda seguir la vereda
transitada una y otra vez
                 uno y otro día
                 una y otra noche recordando
a la vera del dormir lo pendiente
                                lo posible
                                lo probable
                                lo pertinente de la tarea por hacer para alcanzar
la sombra del paraíso prometido
que emerge difusa y creciente contorneándose entre la labia del orador.

La fidelidad al sermón sostiene la arenga
                                                  la proclama
                                                  el panegírico que la corte dedica al dios
del grupo social que se quiere entronar
arreciando intensa la soflama los amplificadores de la voz
y las trucadas metáforas del nebuloso progreso
cuyas contradicciones infectan el resquemor
en las neuronas comunes de la mente común experimentada en la precariedad que la realidad
transpira.

Desengaños a izquierda y derecha
                                                      en lo alto y lo rastrero
                                                                                       en en retiro y la labor
                                                                                                                      del cuerpo para el alma,
desengaños que intentan paliar manos que atenazan hasta imponer
reproche al reproche
bulla a la bulla
citas a las citas
réplica a la réplica
                             trueno al silencio
para crear eco en la conciencia
que lamente el rigor de la desgana para oír
el silbido encantador de la ambición;
enmascarados y untados como gladiadores se aprestan los asistentes a la verbena de las ilusiones proféticas
dejando resbalar, sin que les empapen, las retóricas figuras
que tan arrimadas bailan
los contornos débiles
del ser.
 
 

VII

Inútil gritar,
insuflar pompas estériles
de presión sonora sobre las partes blandas de una relación
regada por el tránsito de consentidos
sentimientos
liberados de la chistera de los recelos personales
al compromiso formal de escuchar la misma voz los años pares e impares
                                                                             los meses pares e impares
                                                                             los días pares e impares de las sucesivas semanas
que perfilan una personalidad
pretendida inmune
a los influjos
foráneos.

Los silencios y no las voces
reconocen las reticencias mutuas a superar una disparidad
en la pareja
que suma y nunca resta negativos augurios de soledad;
donde deberían crecer los encantos
inocentes señuelos buscan atraer a la voluntad contraria
a comer en la mano del antojo
fábulas de lo que el hombre
                            la mujer prestar podríanse del ardor ideal
que no cabe en las palabras
                     en los libros
                     en los pensamientos ajenos al éxtasis.

Queda el misterio de los susurros
                             de las caricias
                             de los miradas que ven más de lo que ven
cuando se escapan del pecho suspiros que roban
la inquietud de la sospecha
que amarillea las otrora verdes hojas;
sobran reproches sobre la mitad imperfecta de cada persona
que contiene las mismas miserias del ayer
que hoy se quieren elevar al cuadrado
                               multiplicar por cien
                               hacerlas casi infinitas con un lamento eterno,
olvidando la voluntad del ayer en dorarlas de minucias
                                                                    de avatares
                                                                    de precio del amor
porque en la apetitosa entrega
compensaba
callar.
 
 

VIII

Inútil gritar,
agotados del esfuerzo que fructifica la piel del planeta
que cobija las madrigueras humanas
trabajando músculo y mente
cada día que han de habitar una naturaleza que dominan o les domina
                                                                      que transforman o les envilece
                                                                      que protegen o termina
por negar el pan de cada día
                el remedio a la enfermedad
                la esperanza del futuro pretendido como salario debido por su soberbia de existir
sin considerar en envés de cada progreso
que obliga a pensar sobre lo pensado el anterior día
                  a descubrir sobre lo descubierto
                  a enmendar lo construido
porque sobre cada afán incide el ocaso en la inmediata eternidad que se consume
en la luz y la tiniebla que se suceden cada día
para dar razón del escaso poder de cada miembro
por más que se agote y reemprenda la tarea para sobrevivir
                                                                        para engendrar a quien siga el sino
de la dependencia material al sustento
                                            a los quebrantos de salud
                                            a oxidarse como el vil metal
con el que construye su mecano de perentorias fantasías
prestas a morir por el inocente capricho que jubila al capricho de cualquier día anterior
como sensación de vivir al día
                                       el presente
                                       el tiempo no gastado por nadie anterior
para ser original al menos los segundos
que distan a que la mente enmiende el órdago a sí mismo lanzado
con la débil jugada que achica
a la pretensiosa
esponja al reconocer en su cuerpo las múltiples cavidades disponibles
a ser invadidas por líquidos y gases superfluos de valor.
 
 

IX

Inútil gritar,
detestar a voces la soledad
                               enfermedad
                               discapacidad avenida con la huida de la vida de unos huesos
que se revelan a soportar como antaño
las ilusiones posibles de ser
cuando el futuro es ya un tiempo absolutamente imperfecto para conjugar en la mente;
arrinconados recuerdos
que pregonan lo que pudo haber sido y no fue
                       a donde se pudo haber ido y no se fue
                       lo que se debió amar y la decisión se arrugó quebrando el destino propicio
para viajar a las dulzuras de la juventud,
sin retorno posible
ahora que los años culminan contarse por decenas
la pasión languidece para discernir lo realmente apetitoso de las figuras
imaginarias que acuden en auxilio
de quien en volandas de sus suspiros
se apaga.

Ausencia de destinos a quien reproches
                                                súplicas
                                                consejos
                                                urgencias transmitir
cuando como sombras inquietas asisten las escasas personas
que aún no han desistido
de velar los restos de vida que se tronchan hacia el frío suelo
lamentando el expolio avenido del garbo
que hubiera permitido medrar ramas al sol para fabricar savia
que coyunturas templara y retina protegiera
para contemplar el invariable paisaje de una desnuda pared
                                                                                                sin reloj atrasado
                                                                                                sin amarillento retrato
                                                                                                sin candelabro fundido
                                                                                                sin nublada televisión
                                                                                                sin marco torcido
que sólo refleja guiños de imaginarios muñecos
reiterando movimientos una y otra vez
como si nada novedoso cupiera penetrar una mente petrificada
por la amargura de la soledad.

Sordos lamentos de angustia del trance de rendir la baza de la vida
                            de angustia por el escaso peso de lo hecho
                            de angustia por la indefinición de ser
                            de angustia por el destino etéreo
                            de angustia por morir
para no despertar al evadido mundo compañero de cabecera
engañado de la solidez de la vida
cuando la brevedad del tiempo es la auténtica jugada
que siempre gana
aunque se conjuguen metáforas huecas
de eternidad.
 
 

X

Inútil gritar,
exacerbar el clamor general de desolación
inaudible por el resonar de los clarines siderales que dirigen la marcha de las constelaciones
con su procesión de estrellas
luceros y planetas
replegando el espacio hacia la conjunción en un único abismo
donde la matera toda
se urge a compacta reamasarse neutralizando en el negro total y absoluto
los brillantes y atractivos colores vestidos
mientras tiempo y espacio valían para reflejar
de cada astro su mejor cara, color y sonido para favorecer
los ojos vecinos que curioseaban desde atrevidos telescopios
la razón de su belleza.

Inútil gritar,
para reclamar fuerzas con que detener
el ocaso del paseo de los soles impulsados a conjuntarse
en el único núcleo material que fueron
sorbidos por la pasión de fusionarse hasta el límite que en su memoria queda del origen
cuando fueron un todo uno
antes que el espacio permitiera medir la distancia
entre odio o amor
que moviera a distanciarse o aproximarse
                    a acariciarse o rehusarse
                    a arder o helarse
dos entes diferenciados,
antes que el tiempo ilusionara en lo múltiple
el utópico eterno del placer de gozarse
                           del dolor de sufrirse
cuando todo habría de volver en breve a lo uno que al principio fue.

Inútil gritar,
de los que el temor no ha arrebatado la vida
percibiendo la detracción de materia en sus cuerpos
al restarse sus partículas el intersticial espacio que la expansión
de los tiempos crecientes profirieron
a las masas esparcidas para sustentar los sujetos y objetos de la vida material
                                                                                                de la vida animal
                                                                                                de la vida racional
que ahora merman de ordenado modo
        como merma el espacio superfluo que el universo dibujó cuando quiso hacer gala de poder
        como retablo de un infinito
extendiéndose con más dinamismo que la luz
que identificar pudiera la razón del límite que enlaza su fin y su principio.

Inútil gritar,
el dolor de la sostenida sístole del corazón
hasta caber en un puño
                    en un dedal
hacerse como un piñón
              como un grano de arroz
              como una mota
la misma masa que sostenía antes anhelos
                                              antes que el tiempo menguara
y recuperasen las memorias el presente pasado en el que llorar
                                                                             en el que lamentar la ingenuidad gastada
en no rectificar las causas de las heridas que siguieron hiriendo
              perennes causas calcadas en el espejo del tiempo
como evidencia el ahora revivir la historia del revés.

Imposible gritar,
un universo
recogido en su hoyo
sin espacio,
sin luz,
sin color,
en silencio.
 


F I N