MENSAJE DE RELOJ

Jorge Botella

1
Minutero
galopante,
incansable,
sin reposo de noche
                   de domingo
                   de tiempo estival,
imperturbable al hielo que paraliza la corrida sanguínea por las venas
                         al sofoco que reclama calma al amor.

Contador de tiempos perdidos
                 de huelgas de espíritu
                 de la frugalidad del éxito
                 de los desvelos por el hijo.

Testigo de cargo de la impuntualidad que lacrima la sombra paciente.

Juez de las marcas atléticas
         del límite sanador de la sangrante derrota
         de la inmersión capaz
         del vértigo del vuelo en caída libre
         del compás.

Envoltorio inconsistente de la promesa de eterno amor.

Inmenso en el desvelo,
quedo en la ansiedad,
ausente en el juego,
indomable en la rutina laboral,
compañero del batir del corazón.

Minúscula esencia del contraencanto de la arruga,
desafío hipnótico del péndulo,
caja de obedientes resortes,
despertador.

Despertador de los tibios sueños
                       de las añoranzas imperfectas
                       de los ritos imaginarios
                       de la magia que envuelve el flotar del cuerpo en un espacio sin tiempo
                                                                                                                              sin tiento
                                                                                                                              sin aliento.

Tisana del místico que distancia su mente de la flácida realidad.

Recordatorio de la deuda importuna del alba
                                                                de la ajustada entre copas
                                                                de la vencida con el sol
                                                                de la que ataca en la oscura noche
                                                                                                     oscura noche de un alma
emboscada a traición cuando ni botan los badajos el bronce de las campanas
                                                    ni la luz ilumina la esfera que advertir debiera la hora entre horas
que vence el plazo de la esperanza.

Recordatorio del deber a cumplir en la aurora
                                                          al almuerzo
                                                          al huir el sol
                                                          en la tiniebla que media entre dos cuerpos
que no se reconocen sino ausencias indebidas
                                     sino desplantes
                                     sino quebranto.

Ribetes de las horas propicias del deber
enhebrados en jerga irónica
                      en ensalada de humos
                      en apuesta inocente
                      en porfía inverosímil,
mochila de minutos evadidos que lastran lo que pudo ser
y no fue la armadura precisa
para sostener
el decoro.

Ramillete de encuentros trascendentes
los días pares
              impares
a las horas perfectas
                    imperfectas en que el alma pide tiempo y para el reloj relativo
                                                                                                                  falso
que sigue envejeciendo el cuerpo por más que el espíritu se evada
dilapidando instantes en que merecer el amor
                                                                  el calor
que amarillean, vencida la cita, como tiñe la nostalgia.

Paso al futuro sin red
                         sin remedio
                         sin billete de retorno
por más que se ancle firme cada pisada
a la curva de un planeta
que engaña de ser soporte eterno
disimulando el repliegue del curvo espacio que alienta
el angustiado dislate de los relojes girando hacia atrás.
 
 

2

Prisa,
neuronas apremiando
los resortes que avivan los músculos a prender el objeto
                                                                                  el fin
                                                                                  el premio
                                                                                  el placer
antes que en los escasos tic-tac en que el viento pasa
perderse puedan
volando a manos menos dignas
              a mentes más estrechas
              a reducidos corazones
en los que anidar opacos para un siempre sin ocaso
como el que existía antes de surgir el primer sol.

El desliz
en la apuesta con el tiempo
carece de segunda oportunidad
sino en el concepto
blando
por el Genio plasmado
como flexión de la vida allá en la realidad del perdedor.

Ansia
de consumir, como pasión de amor,
copos de ilusión ligados a un presente que se hace pasado mientras se conjuga
y se desea como futuro perfecto
que abarcar pueda imperecederas horas por llegar rebosando minutos
                                                                                          derrochando segundos
precisas de atar
en el falso continuo
que abarca los sucesos dignos de ser respuesta
del efecto de una causa de valor.

Torbellino
de simultáneos sentires
penetrando la piel que individualiza
la perfecta ejecución que interpreta el protagonismo
de cada ser asumiendo los avatares sorteados por un destino inapelable
                                                                                                            sorprendente
                                                                                                            inmisericorde
obligando a devolver bien por bien
                  a purificar el mal con el bien
para convertir ese manojo de instantes en pasaporte con el que transitar
                                                                                                               avanzar,
aun a tientas,
por el incomprensible hormiguero del túnel del tiempo.

Celeridad
del corazón batiendo los segundos
acordados en la mesa de negociación
límites del legítimo trabajo que no esclaviza
infartando la constitución natural de los canales
que refrigeran la fábrica de los proyectos sensatos
                                                                        sobresalientes
                                                                        peregrinos
                                                                        eminentes,
incluso para quien se cree revestido del superpoder.

Galope
de pisadas pateando la piel de la ciudad,
legión de vanguardia
mientras la luz viste al día
y sus primeros destellos alumbran las jaulas de cristal
donde espíritus ejecutivos audaces
                                              insomnes
                                              ambiciosos
                                              beligerantes
han velado armas para ganar el relajo de la noche
con el bullir de sus domados cerebros,
mientras sus cuerpos desalmados hacían el amor desabridos
con idéntica monotonía con que ahora avanzan
para posar primeros en sus despachos
libar lo pensado
y sorprender con la variante más agresiva de lo mil veces manido en el cajón de lo vulgar.

Mientras,
el firmamento surcan
serpentinas blancas
lanzadas por jets que disputan en distintos lugares yacer a una misma hora
como anuncian venerados relojes con igual persistencia
                                                           con igual tono
                                                           con igual desgana
de hacer un trabajo que nadie atiende
cuando sólo se da fe a la marca de la propia muñeca
                                                        del propio celular
                                                        de la agenda inteligente
que atestigua la lealtad de la torre sagrada.
 
 

3

Driblar
las pausadas secuencias de los astros
suplican los adolescentes
al reloj
haciendo volar horas
                          días
                          años
jueces del derecho a gozar la libertad de alternar
                                                                       beber
                                                                       decidir
                                                                       fumar
                                                                       seducir
sin esconder en los bolsillos
restos de la prohibida realidad
que delatar pudieran el atrevimiento
a consumir la ansiedad del peldaño a subir.

Ser sin ser
perfecto dueño de sí
reclama aligerar minutos
que concedan apariencia al cuerpo,
                                                             sombreando con bello
                                                             torneando volúmenes,
hasta gustarse mostrar
sin temor a ser evaluado
                           evaluada
por las carencias que se dibujan en el rostro
                               con que se define la sexualidad
                               que confunden el respeto integral
                               con que señala la marginalidad
que el tiempo sana de modo exiguo
con su quedo pasear.

Apresurar
la fuga de las horas de estudio,
retener interminable el ocio,
favorecer urdir en banda las nuevas experiencias,
ilusiones que multiplican los minutos de las horas
                                           los días por mes
para alcanzar el preciado don de descubrir la maraña de lo opaco
                                                     de lo prohibido probar
                                                     de administrar sueños perversos
con que vislumbrar la oculta cara de la vida
reservada para juegos de mayores
                  para costosos deleites
                  para barajar el deber y el placer
con naipes disimuladamente obscenos
al decoro que se impone desde el púlpito patriarcal a hijos
                                                                                          a nietos
anhelantes de crecer.

Esperanzadas
esperas de los veranos
cuyo sol revela el pulso del progreso en crecer
                                                                en audacia
                                                                en relacionarse
                                                                en independencia
del metódico control que el hogar
                                           la escuela
                                           el entorno
teje
convirtiendo las jornadas sombrías de invierno en jaula de la imaginación
                                                                                      claustro del deseo
                                                                                      tribunal del esfuerzo
donde los segundos son minutos
                                    los minutos horas
                                                  las horas días
                                                             los días años
                                                                           años que propician la libertad
vacacional.

Cursos
de escuela,
escalera temporal
que más que las preciadas navidades
                                                aniversarios variados
                                                álbumes
                                                playas
marcan con marcha atlética el ritmo a seguir para crecer
                                                                                       pasar las vallas
                                                                                       superar los obstáculos
que el músculo de la inocencia
debe amortizar por ley social
impuesta
para justificar los obligados seis centímetros que añadir a un cuerpo
colmándolos del saber
oficial
con granulado de color
deslizándose en el cuerpo como la arena en un reloj con dejo de ocho.
 
 

4

Detener
la apresurada rutina del reloj
sumando minutos
                 horas
                 días
cuando la realidad alcanzada colma al límite
las exigencias del vivir,
cuando el esfuerzo supura sin agotar la potencia que lo impulsa
porque se ama la tarea profesional
                           el hijo anhelado
                           el juego de relaciones
                           la incipiente riqueza
                           el maridaje con la naturaleza,
cuando el acomodo al envase de la monotonía supera
la antigua premura por la novedad
discernido
que sólo la excelencia del decurso de existir
retenida queda en el filtro de un alma que se estima
                                                                        se reconoce
                                                                        se reencuentra
inflamada por el solsticio que dora
la madurez.

Acaecidos los hervores
sustanciales para templar la conciencia,
preserva la emoción intransferibles instantes que abocan
la codiciada esperanza
                                        emanada
                                                        encarnada
el los pliegues de una pasión consumida sin disculpa
                                                                       sin sandez
                                                                       sin desatino
salvada de los soplos dominantes la veleta de la impericia
que evidencia la fragilidad
de los pasados pesares anotados en la pizarra de los tiempos perdidos
                                                                                              tiempos turbios
                                                                                              tiempos confusos
donde cada página ansiaba correr a la siguiente
sin reposar alguna
el sabor
que ahora degusta el paladar.

Mirada
confiada la del hijo
que madre
        padre
retener para la eternidad del tiempo
sólo logra
al frenar el correr del sol
               las fases de la luna
               la posición de los astros
que precipitan al galope el tic-tac que apagar puede una sonrisa
                                                                                            una mueca
                                                                                            un guiño
ademán que arrugarse pudiera
presagio de las lágrimas a esparcir
                                               compartir
                                               lamentar
las tardes por venir decoradas con melancólicas nubes
que motivarán anhelar el actual luminoso semblante
de la inocencia infantil.

Interiorizado
el estrado que alberga la posición ganada
en el barullo social,
se enardecen las defensas contra el presagio
del dominio temporal que la humanidad tolera del ajeno
poder,
como si los sueños no tuvieran despertar
               las aves carecieran de límite al vuelo
               las nostalgias nacieran sin fundamento
como si las causas no alumbraran efectos perecederos en el tiempo finito
que sólo supera una arriesgada definición del espacio
donde morar ilusiones encendidas
                                        sopesadas
con jeroglíficos que ocultan de continuo la invariable realidad
de los paseos por un laberinto sin salida distinta
que retornar a la misma entrada una y otra vez
porque tras sus límites se vislumbra el abismo
de la ecuación temporal que un reloj vigila induciendo una vejez que arruga
cuerpos pletóricos
que la madurez exhibe como baluarte
de batallas vencidas que infundan
fe en la consistencia vital.
 
 

5

Volver
a andar lo vivido,
a enmendar errores,
a disfrutar triunfos,
a satisfacerse con los prometidos cariños eternos
esfumados
como el carmín de la piel
          el garboso andar
          el brillo de la mirada
          la tersura del cabello
para dejar la premonitoria quietud que invade la alcoba
                                                                               el despacho
pregonando al oído
que se ha ido para no retornar la afable compañía
                                                     la música de los años sesenta
                                                     los juegos de mesa
                                                     el ring del teléfono,
posiblemente ni se allegue el cartero
ni caigan las sorprendentes visitas de unos nietos hechos padres
sin haber exhibido su personalidad.
Volver no importa al blanco y negro
                                a los coches de caballos
                                al cine mudo
                                al barco de vapor
si ello trajera bajo el brazo despertarse cada día con apuro para cumplir con el reloj.

La nostalgia
no redime el flácido músculo
porque el imaginario que suscita
música en la sangre para bailar el son amoroso
que tanto enardecía
ahora fluye espeso en la mente
sin perfilar los matices
que celestial convertían el roce inocente
                                         el beso atrevido
                                         el toque prohibido
                                         el excesivo abrazo
de las tardes de feria en que el travieso reloj enmudecía las campanadas
haciendo del bronce chicle
porque el obrero digno era del salario esquivo
que poderes mágicos retenían
jaleando su indecisa emoción por probar el pastel.

Denostar
la ingenua naturalidad de la vida
que suscita obsequios cuando la inocencia
torpe se muestra para aprovechar la alquimia de la pasión
                                                                                de la ambición
                                                                                de la imaginación
que muta en oro de ley
las lágrimas de tristeza
cuando se conjuga la esperanza del azar
cada diana que un carillón relojero reverencia al nuevo sol.
Con cuanta más gana aprovecharía el cuerpo
                                                               el alma
los efluvios de placer
con el acrisolado saber en la experiencia
posible de aplicar
con sólo que el tiempo se aviniera
al urdir anhelado
de hilar del revés.

Suspiros
periódicos caen en el ambiente
por el recuerdo de los vivos colores
                           de las alegres canciones
                           de los cálidos abrazos
apagados por el tiempo que ciega los ojos
                                          que enmudece la voz
                                          que inmoviliza los miembros
                                          que enreda el pensar
                                          que favorece el olvido
del que sólo inesperados momentos salta el resorte del ánimo
trayendo al presente lo pasado
                                    lo sufrido
                                    lo gozado
que se cuela sin solicitar audiencia en el alma
cansina
que sigue el ritmo del reloj desangrado
que el maestro da por imposible recomponer para trotar
sincrónico a los mecanismos que se atreven a seguir
exactos el decurso juvenil de la sombra
del centenario reloj de sol.
 
 

F I N
 

Me concedo licencia para recordar aquel chascarrillo con que hace medio siglo se ironizaba sobre la relativa percepción del tiempo:
Definición de nanosegundo: El tiempo transcurrido desde que el semáforo se pone en verde hasta que hace sonar el claxon el automóvil situado detrás.
Definición de eternidad: El tiempo que transcurre desde que se pone el semáforo en verde hasta que arranca el automóvil precedente.